top of page

Incrementa el valor de percepción en 6 pasos

El servicio o producto que tú ofreces,  no se clasifica como bueno o malo, eso solo se refleja en los diferentes puntos de contacto de tu marca con el cliente, en la navegación que hacen esas personas desde que perciben de tu existencia hasta el momento de comprar,  por ende, la valoración de tu trabajo no puede ser tan alta, aún cuando en esencia sepas que tu producto o servicio es de primera calidad.

A mayor sea el valor que la gente perciba en relación con tu oferta, mayor será la disposición que tendrán las personas a pagar por tu producto o servicio y ocurrirá algo similar en el caso contrario: a menor sea la percepción de valor con respecto a lo que ofreces, menor también la disposición que tendrá la gente a pagar por ello.

  1. No solo debes ser sino parecer

Como la percepción de valor no depende exclusivamente de lo bueno que sea tu producto o servicio, sino que esto comprende un espectro mucho más amplio en el que influyen todos los elementos y cosas que están asociados a tu marca, debes cuidar cada uno de ellos y hacer que envíen el mensaje correcto; esto resulta fundamental para lograr posicionar favorablemente tu marca en la mente de las personas y hacer que el valor percibido de esa oferta se mantenga en un punto tal que el precio pase a un segundo plano.

Bien sea que desees hacer que la gente esté dispuesta a pagar un mayor precio por tu producto o servicio o que la variable precio no juegue un rol tan importante dentro de la decisión de compra, las siguientes son algunas recomendaciones que te ayudarán a influir sobre el valor que perciben las personas en relación con tu marca y sobre los que trabajar activamente te puede aportar importantes beneficios. Aún cuando estos puedan requerir hacer una inversión considerable haciendo que el margen de utilidad de tu producto o servicio disminuya, pueden hacer que un mayor número de personas estén dispuestas a pagar por lo que ofreces y conseguir con ello clientes fieles que además te refieran.

  1. Determina y exalta aquello que te diferencia

Diferenciarte no es renunciar a una gran cantidad de clientes, en realidad significa enfocarte en mejores clientes. En tanto que esa diferencia sea valorada por un pequeño segmento del mercado, esto te permitirá dejar de ser uno más entre la multitud y asimismo dejar de competir en precio dándote la posibilidad de cobrar un precio superior al de la mayoría de competidores de tu industria que a los ojos del mercado lucen muy similares.

Sin embargo, salvo que comuniques esa diferencia con vehemencia y la exaltes en toda tu comunicación y puntos de contacto con el cliente, será difícil que la gente se dé cuenta de que eres diferente y al tiempo esto te dificultará posicionarte como una empresa capaz de solucionar un problema o necesidad mejor que el resto de competidores. Pero eso no es todo; con esto puedes abrir campo a otras empresas para que se apropien de tu diferencial e incluso logren posicionarse en menor tiempo y mejor de lo que lo hace tu empresa.

Por tanto, si quieres aumentar la percepción de valor de la oferta, no basta con encontrar tu diferencial, adicionalmente debes comunicarlo por todos los frentes a fin de que se posicione como el único en su industria capaz de servir mejor las necesidades de un grupo de personas. Ahora bien, para hallar lo que te diferencia recuerda las tres características de un diferencial: que sea valorado por los clientes, fácil de comunicar y único en la percepción del mercado.

  1. Especialízate

Similar al punto anterior, una buena forma de diferenciarte es focalizar las necesidades particulares de un tipo de empresas, profesionales o de clientes. Convirtiéndote en la mejor alternativa para un mercado con unas características muy concretas a través de la especialización y ser el primero en atender sus necesidades particulares puede ser una gran forma de aumentar la percepción de valor y de salirte de la competencia en precio. Nuevamente, la comunicación juega un rol fundamental para que ese mercado que buscas atender y servir, pueda comprender que eres la mejor alternativa para sus necesidades.

  1. Cuida cada punto de contacto con el cliente

Cada punto de contacto entre la marca y el cliente envía un mensaje que influye en la percepción y en la imagen que se hacen las personas en relación con un negocio. Sin importar lo insignificante que pueda parecer cualquier detalle, a menudo son estos, más que los puntos de contacto más evidentes, aquellos que pueden ejercer una mayor influencia sobre la percepción de las personas en relación con tu negocio. Cada vez que tu empresa suele estar más pendiente de esas cosas que a los ojos del cliente pueden ser más evidentes, con frecuencia se descuidan cosas pequeñas que afectan en gran manera tu imagen.

Por esta razón, más allá de preocuparte por aquellos puntos de contacto que pueden ser más obvios para el cliente, el estar más atento a pequeños detalles como lo pueden ser los olores dentro de los establecimientos, los uniformes y la presentación de tus empleados o la organización de tus oficinas, sólo por decir algunos, te permitirá incrementar en gran forma la percepción de valor hacia tu marca. En tanto que en la relación con el cliente, los pequeños detalles son algo que muchas empresas suelen descuidar, ahí existe una gran oportunidad para que hagas la diferencia.

  1. Invierte en un buen diseño de empaque

Dentro de la experiencia del cliente el empaque juega un rol fundamental. Piensa por ejemplo en el caso de las empresas que venden productos de última tecnología. El desempacar el producto, el olor a nuevo, la forma organizada y cuidadosa como se disponen cada una de las piezas que hacen parte del producto y la literatura que se incluye inevitablemente despierta una gran emoción en las personas que realza el valor del producto y su significado. Si hay algo que puedes evidenciar en este tipo de productos es que nada se deja al azar: cada pequeño detalle ha sido pensado para despertar una respuesta favorable en el cliente.

De igual forma si deseas aumentar el valor percibido de tu oferta y eres consciente de la importancia que tiene el empaque dentro de la experiencia del cliente, no puedes escatimar en el diseño de un empaque que además de lucir agradable a la vista y diferenciarte en el punto de venta, realce el valor de tu producto y su significado teniendo en cuenta que cada pequeño detalle, como por ejemplo incluir pequeñas historias o reseñas relacionados con el producto u otros anexos que te ayuden a lograr este propósito, esto va influir en la percepción de valor del cliente y te permitirá brindarle una experiencia agradable.

  1. Impúlsate en el principio de escasez

Para que comprendas mejor la idea de la que hablamos en el enunciado, hablemos de la historia de Zara, una marca que si bien se ha hecho famosa por democratizar la moda permitiendo que las personas de clase media puedan acceder a prendas inspiradas en colecciones de famosos diseñadores, también ha sabido crear con ello un cierto aire de exclusividad elaborando pocos modelos de cada colección que lanza. Así, una vez se agotan las colecciones la marca no vuelve a fabricarlas por ningún motivo. De esta manera los clientes de Zara han logrado entender que si ven alguna prenda dentro de las tiendas que les guste es mejor que la compren, de lo contrario puede que en el transcurso de una o dos semanas no vuelvan a ver más ese modelo.

Bien sea que puedas crear colecciones limitadas de productos o darle un cierto aire de exclusividad a lo que vendes, apalancarte en el principio de escasez siempre será una buena forma de incrementar la percepción de valor de tu producto, y adicionalmente, como en el caso de Zara, incrementar tus ventas por impulso.

  1. Establece alianzas con otras empresas

El establecer alianzas con empresas que no son competencia directa y llegan al mismo mercado te permite además de promover conjuntamente, ofrecer productos y servicios complementarios que tus clientes pueden requerir permitiéndote diseñar paquetes o soluciones más robustas para resolver en una manera mejor y más completa las necesidades del público. Así, apalancándote en otras empresas que gozan de buena reputación en el mercado puedes generar mayor credibilidad y confianza en los clientes, además de claro, incrementar la percepción de valor hacia tu marca.

Aumenta la percepción de valor, es una forma de hacer que el precio pase a un segundo plano

Buscar activamente incrementar la percepción del valor de tu producto o servicio es importante en la medida en que te ayuda a que el precio no tenga tanta incidencia dentro de la decisión de compra y también para hacerle sentir al cliente que ha tomado una buena decisión si se la compara con todos los beneficios que recibe a cambio. En últimas, a mayor sea el valor que el cliente perciba de tu oferta, mayormente dispuesto estará a pagar por tus productos o servicios y todos los beneficios que ellos incluyen.

Vía: http://bienpensado.com/recomendaciones-incrementar-percepcion-valor-hacia-su-producto-servicio/

2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page